Uno a dos años

¿Qué debe ser capaz de hacer al niño?

Oyendo y comprendiendo  Hablando 

1-2 años  

  • Señala a las diferentes partes del cuerpo cuando se le pide.
  • Sigue instrucciones simples y entiende preguntas sencillas ("tira la pelota," "dale un beso al bebé" y "¿dónde está tu mamá?").
  • Presta atención a canciones, rimas y cuentos sencillos.
  • Señala en las láminas de un libro cuando se nombran las figuras.
 

1-2 años

  • Usa más palabras con el transcurso de los meses.
  • Usa preguntas que contienen una o dos palabras como "¿más?"," ¿qué eso?", y "¿papi fue?".
  • Usa dos palabras juntas como "más pan," "oso mío" y "mira vaca."
  • Usa muchas consonantes diferentes al principio de las palabras.
 

¿Cómo puedo ayudar?

  • Hable durante las actividades y cuando salgan. Cuando saque al niño a caminar en el coche, por ejemplo, apunte a los objetos familiares (ej., los autos, los árboles, los pájaros) y nómbrelos. "Veo un perro. El perro dice 'guau'. Es un perro grande. Este perro es de color café."
  • Use expresiones sencillas pero gramaticalmente correctas que el niño pueda imitar.
  • Camine por la casa o por la habitación del niño mientras le enseñe los sonidos de los distintos objetos. Preséntele a "Tito Reloj," que dice "t-t-t-t." Escuchen el sonido del reloj. Este tipo de actividad ayuda al niño a darse cuenta de los sonidos que lo rodean y le ayudará cuando comience a aprender el sistema fónico en preescolar y kindergarten.
  • Jueguen a los sonidos también mientras lo baña. Esta es una oportunidad de estar cara a cara con él. Jueguen al "barquito Pablito", que dice "p-p-p-p." Deje que el niño sienta el aire que producen los sonidos. Soplen burbujas y hagan el sonido "b-b-b-b." Póngase la mano del niño en la garganta al imitar este sonido. Los motores de los juguetes pueden producir un estupendo sonido "rrr-rrr-rrr."
  • Ayude al niño a expandir su vocabulario. Por ejemplo, si el niño dice "camión" responda diciendo "¡Es verdad! Es un camión rojo y grande".
  • Continúe leyéndole al niño todos los días. Trate de hallar libros con ilustraciones grandes y una o dos palabras, o una frase u oración sencilla por página. Cuando le lea al niño, nombre y describa las ilustraciones de cada página.
  • Pida al niño que apunte a las ilustraciones que usted le describa.
  • Pida al niño que nombre las ilustraciones. Puede que al principio no le conteste. En ese caso nómbrele las ilustraciones. Un día le sorprenderá diciéndole el nombre de la ilustración.

Por cortesía del American Speech-Language Hearing Association ©2012