Facilitando el acceso al sonido: Próximos pasos para padres

Por Melody Felzien y Judy Harrison,M.A.

Para la madre de un infante recientemente diagnosticado con pérdida de audición, las decisiones que se deben tomar pueden parecer abrumadoras, y los resultados desconocidos. Este artículo es un resumen de lo que se puede esperar si su hijo es diagnosticado con pérdida de audición y los "próximos pasos" si ha elegido la comprensión auditiva y la comunicación oral como método de comunicación para su hijo. 

Intervención Temprana

 La "intervención temprana" es un término que se refiere al proceso de identificación y tratamiento de problemas físicos o de desarrollo que se presentan entre el nacimiento y los tres años de edad. Para las familias de niños con pérdida de audición, la intervención temprana representa un periodo en el que se toman las decisiones acerca del método de comunicación deseado y se planifican los pasos necesarios para conseguirlo. La intervención temprana es importantísima puesto que, para un infanteo niño que es sordo o hipoacúsico, la puntual, y por lo tanto temprana, toma de decisiones es crucial. El cerebro humano está programado para aprender un idioma durante los primeros seis años de vida, los primeros tres siendo lo más críticos. Por consiguiente, se hace cada vez más difícil aprender un idioma después de este periodo de tiempo. 

Afortunadamente, la mayoría de los estados ofrecen programas de intervención temprana para los padres de niños con pérdida de audición hasta los tres años (también conocidos como programas familiares o programas de padres e infantes), los cuales toman lugar en las escuelas públicas locales o como parte del sistema de salud. El programa de intervención temprana evaluará a su hijo y trabajará con su familia para desarrollar un plan de intervención y desarrollo lingüístico. Esto se llama el Plan Individualizado de Servicios a la Familia (IFSP, por sus siglas en inglés), y un administrador de casos, o coordinador de servicios, le ayudará a coordinar la elaboración de este plan entre los profesionales de salud y su familia. La cantidad de terapia o servicios de intervención varía en cada estado, por lo tanto, no se olvide preguntarle a su administrador de casos o coordinador sobre los niveles de servicios disponibles. 

Idealmente, un buen programa familiar provee una explicación de los diferentes métodos de comunicación e instrucción en el método elegido por su familia, el cual se basa en los consejos del equipo profesional que evalúa a su hijo. En el caso de comunicación oral, el programa proporcionará una consulta acerca de los audífonos y dispositivos auditivos (como un sistema FM), una evaluación de la necesidad e idoneidad de un implante coclear y terapia familiar. Estos programas ayudan a la familia, no sólo el niño con pérdida de audición. Los padres tienen el derecho a elegir el método de comunicación para su hijo, entonces asegúrese de reclamar su preferencia. 

La intervención temprana para unmétodo de comunicación oral consiste principalmente en dos partes:el uso de tecnología para facilitar estimulación auditiva y terapiade habla-lenguaje - en otras palabras, usar la tecnología auditivaen su máximo potencial para enseñarles a los niños cómo escucharcon el dispositivo y convertir lo que escuchan en lenguaje hablado.Esto incluye facilitar acceso al sonido mediante audífonos oimplantes cocleares; proporcionar las terapias adecuadas al niño;proporcionar asesoramiento y apoyo para los padres; y enseñar a lospadres a estimular el habla de su hijo y su desarrollo dellenguaje. Cuánto más pronto el infante recibe estimulaciónauditiva, más temprano podrá sacarle provecho a los beneficios deaudición, los cuales incluyen las capacidades de hablar y escuchary, a su vez, poder comunicarse oralmente.

Estimulación auditiva y dispositivos auditivos

 Para asegurar que su hijo desarrolle la comunicación oral, éste debe tener acceso constante al sonido, especialmente al lenguaje. El tipo de dispositivo auditivo utilizado para estimular la audición depende de la edad del niño y la gravedad de la pérdida auditiva. Es esencial que hable con su audiólogo sobre las opciones disponibles y la tecnología que major coincide con las necesidades de su hijo. No obstante el dispositivo elegido por su familia, el objetivo siempre es enseñar al niño a utilizar la audición lo mejor posible y "aprender a escuchar." 

Audífonos 

Uno de los primeros pasos siempre será instalarle audífonos a su hijo. Se pueden instalar audífonos a niños de tan sólo 2 semanas de edad. A pesar del rango de la pérdida de audición, la instalación inmediata de audífonos mejora el acceso al sonido de su hijo y maximiza la oportunidad de desarrollar el lenguaje. 

Dependiente del grado de pérdida de audición de su hijo, los audífonos permitirán que su hijo escuche muchos sonidos, incluso los sonidos de su entorno (como el ladrido de un perro o el sonajero) y el sonido de habla. Los audífonos aumentan la intensidad (el volumen) de sonidos en frecuencias específicas (tonos). También se pueden programar los audífonos para coincidir con las necesidades de patrones de audición individuales, como aumentar la intensidad de sonidos en altas frecuencias que su hijo posiblemente no escucha y reducir la intensidad en bajas frecuencias en las que puede escuchar mejor. 

Es importante mencionar que los audífonos no "reparan" la audición de la misma forma que los anteojos reparan la visión. Es posible que algunos sonidos se escuchen distorsionados. Los audífonos amplifican todos los sonidos, entonces puede resultarle difícil a su hijo entender y distinguir su voz de los sonidos de fondo en un ambiente ruidoso. Sesiones regulares con un profesional especializado en la terapia auditiva-verbal le ayudará a su hijo a distinguir entre estos sonidos. 

Hay cuatro tipos principales de audífonos: retroauriculares (BTE, por sus siglas en inglés),­ ­­­intrauriculares (ITE, por sus siglas en inglés), intracanales (ITC) y audífonos implantables. Los audífonos ITE e ITC no son adecuados para niños, entonces se recomiendan los audífonos retroauriculares con más frecuencia. Se selecciona el tipo de audífono tras una evaluación audiológica exhaustiva. Hable con su audiólogo sobre las opciones disponibles y la tecnología apropiada. Su audiólogo seleccionará el audífono más adecuado para su hijo y lo ajustará al nivel de amplificación que corresponde al nivel de pérdida auditiva. En las primeras etapas del uso de audífonos se requieren visitas frecuentes al audiólogo a medida que la familia va observando la respuesta al sonido de su hijo y se hacen los ajustes apropiados al dispositivo. 

En muchos casos se recomiendan dos audífonos si la pérdida es bilateral. Estudios de adultos con pérdida auditiva han demostrado que las personas que tienen pérdida de audición bilateral pero habitualmente usan un audífono en un oído sólo pierden la capacidad de reconocer el lenguaje en el oído no estimulado. Cuando se trata de infantes y niños que están en el proceso de desarrollar las vías auditivas cerebrales, es esencial proveer estimulación auditiva. Si su hijo tiene pérdida de audición bilateral, el uso de dos audífonos previene la pérdida gradual de audición y le ayuda a localizar el sonido y escuchar mejor en ambientes ruidosos. 

Desafortunadamente, los audífonos son caros y la mayoría de las compañías de seguros no cubren el costo. Sin embargo, varios estados recientemente publicaron mandatos que obligan que las compañías cubran, al menos parcialmente, el costo de audífonos para niños. Consulte su póliza antes de comprar. Pregúntele a su audiólogo sobre otras posibilidades de financiamiento o programas de préstamos de audífonos en su zona. Hay muchas organizaciones nacionales que proveen fondos para la compra de audífonos incluso Let Them Hear Foundation, Starkey Foundation, Lions Club y otras. AG Bell ofrece programas de asistencia financiera para la compra de audífonos y otros costos relacionados, como la terapia de habla-lenguaje. En estos enlaces se puede encontrar más información sobre los diferentes tipos de audífonos y las opciones de financiamiento.

Implantes cocleares

 Se inventaron los implantes cocleares en los años 70 para ayudar a aquellos individuos sordos o hipoacúsicos que obtenían poco o ningún beneficio del uso de audífonos.  Cuando la audición funciona normalmente, el oído interno convierte ondas sonoras en impulsos eléctricos, los cuales son transmitidos al cerebro donde éste los reconoce como sonidos. Un implante coclear funciona de forma parecida -implantado quirúrgicamente detrás del oído y dentro de la cóclea, el dispositivo electrónico se salta las células pilosas dañadas para estimular directamente el nervio auditivo y restaurar la audición parcial. Los implantes cocleares brindan una detección mejorada del sonido y un mayor potencial para comprender el lenguaje. 

Si su hijo obtiene poco o ningún beneficio de los audífonos, tiene pérdida de audición severa o profunda y tiene por lo menos un año, puede ser candidato a un implante coclear. Aunque la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) recomienda que no se realice la cirugía de implantación a niños menos de 12 meses, muchos niños de tan sólo 6 meses han tenido la cirugía con pocas complicaciones.  Así como sucede con cualquier operación realizada bajo la anestesia general, siempre hay riesgos de los cuales deben ser conscientes los padres. Hable con su audiólogo y otorrinolaringólogo sobre una evaluación así como los beneficios y riesgos de la cirugía antes de considerarla. 

Las investigaciones sugieren que un implante coclear mejora considerablemente el desarrollo del habla y capacidades auditivas de un niño con pérdida de audición severa o profunda. Sin embargo, los resultados dependen del esfuerzo y las necesidades del niño, la participación y motivación de los padres así como la calidad del programa de rehabilitación y terapia después de que haya sido activado el implante. 

La mayoría de las compañías de seguros y organizaciones de ayuda coordinada brindan algún grado de cobertura para servicios de implantes cocleares, incluso la programación necesaria del dispositivo y la rehabilitación auditiva en curso. Planes de asistencia médica federal como Medicare y de la Administración de Veteranos proporcionan beneficios para todos los servicios de implantes cocleares. La legislación federal requiere que todas las agencias estatales de Medicaid brinden cobertura de implantes cocleares para niños menos de 21 años. Los padres deberían consultar con su compañía de seguros para determinar el grado y la cantidad de beneficios que recibirá su hijo.

Hay amplia información disponible sobre los implantes cocleares, el proceso de implantación y sus beneficios. Visite la página web de la FDA acerca de los implantes cocleares y consulte a su audiólogo para determinar cuál es el mejor dispositivo asistencial para su hijo. 

Primeras fases de desarrollo auditivo y lingüístico 

El paso más importante después de facilitar acceso al sonido a su hijo mediante los audífonos, implantes cocleares o los dos es comenzar la terapia de habla-lenguaje y auditiva. Aunque su hijo ya es capaz de oír sonidos, todavía necesita aprender a comprenderlos a través de la audición y luego transformarlos en lenguaje hablado. Este tipo de terapia ayudará a su hijo a aprender a escuchar y hablar. 

Según la AG Bell Academy for Listening and Spoken Language, esta técnica facilita el desarrollo de la comunicación oral mediante la audición. Los padres deberían participar activamente en el desarrollo lingüístico de su hijo. Los individuos que se especializan en la terapia auditiva-verbal ayudan a los niños sordos e hipoacúsicos a desarrollar la comunicación oral y alfabetización mediante la audición. Y los padres, a través de la orientación, demostración e instrucción se convierten en los facilitadores principales para el desarrollo lingüístico del niño. Al final, los padres y profesionales tendrán la confianza que su hijo tendrá acceso a una gama de opciones académicas, sociales y profesionales en la vida. 

Es fundamental que los padres establezcan un ambiente en la casa que facilite la comprensión auditiva y la comunicación oral. Esto significa hablar con su hijo aun cuando sus ojos no le miran, asegurar que sus dispositivos funcionen debidamente, practicar varias actividades de audición que el hijo aprenderá en sus sesiones de terapia e incluir otros miembros de la familia en la terapia de la casa. Las sesiones de terapia que se hacen después de la instalación de sus dispositivos auditivos son esenciales para desarrollar las habilidades lingüísticas y orales. 

Su terapeuta y usted deberían esforzarse para que su hijo logre el desarrollo normal de la audición y el habla. La AG Bell Academy tiene varios recursos sobre lo que pueden esperar los padres en la casa respecto a las fases de desarrollo lingüístico de su hijo. Visite la página web de la AG Bell Academy para mayor información sobre los especialistas, la terapia y la educación LSLS. 

Conclusión 

No hay mejor momento de celebrar la comunicación oral. La unión de la tecnología, identificación e intervención temprana y terapias progresivas diseñadas para maximizar los beneficios de dicha tecnología han permitido que los niños sordos e hipoacúsicos tengan acceso a la comunicación oral como nunca antes. Los padres deberían considerar todas las opciones cuando toman decisiones acerca del método de comunicación para su hijo y asegurarse de buscar profesionales altamente calificados y reconocidos durante el proceso de toma de decisiones.