Consejos para padres: Aprender jugando

Juegos que hacen divertido el desarrollo del lenguaje

Por Tiffani-Hill Patterson

Cuando mi hija Riley estaba aprendiendo a escuchar y hablar, me sorprendía la rapidez que tenía nuestro terapeuta auditivo verbal para inventarse maneras de seguir con la terapia en casa. Cada vez que yo trataba de inventarme un juego para mejorar su habilidad lingüística me quedaba en blanco. Ya estábamos bajo suficiente presión asegurándonos que sus implantes cocleares funcionaran perfectamente, asegurándonos que usara el procesador... ¿También teníamos que ser creativos?

Menos mal que hay un gran número de recursos disponibles para que en casa ayude a su hijo a escuchar y hablar. Estos son algunos juegos que usted puede jugar con su hijo utilizando objetos cotidianos.

Empezar con buen pie


Cuando se está empezando, una de las cosas que hay que hacer primero es enseñarle a su hijo la relación que existe entre los sonidos y los objetos. Los sonidos básicos son los que yo conozco como sonidos "que hay que aprender a escuchar". En www.listeningforlife.com/parentsupport.html se pueden ver ejemplos.

Por ejemplo, si usted dice "bram bram bram", enseñe a su hijo un autobús. Si dice "cua cua" enséñele un pato. Y así sucesivamente. Después de que le haya enseñado unos cuantos sonidos puede empezar con algunos juegos de memoria auditiva para ver si su hijo está haciendo la conexión entre los sonidos y los objetos.

En las primeras etapas es importante recordar: estímulo, estímulo, estímulo. Cuanto más le hable a su hijo, más escuchará y aprenderá. Si un niño nunca oye una palabra, no se puede esperar que la diga.

Hacer plaf en el agua 

Para este juego necesitará: un bol de cristal o una pecera pequeña llena de agua hasta la mitad, juguetes pequeños de plástico que representen los sonidos que hay que aprender a escuchar, y una toalla, porque si su hijo es igual al mío terminará empapado.

Juego: haga un sonido y su hijo lo tiene que relacionar con el juguete. Cuando el niño elija el juguete correcto deje que lo tire dentro del agua. Siga jugando hasta que el niño acierte todos los sonidos.

También se puede jugar usando imágenes y canicas en lugar de juguetes. Deje que su hijo señale la imagen correcta y luego que tire una canica dentro del agua.

Otro juego que se puede jugar usando los sonidos que hay que aprender a escuchar es mostrarle a su hijo un juguete y dejar que él haga el sonido correspondiente. Muéstrele una vaca y que él diga "muuu". Muéstrele un coche y que él diga "brram biip biip". Señale el reloj y que él diga "tic tac".

Adivinar lo que hay en la caja 

Si su hijo es más grande, puede jugar juegos que se centren en términos descriptivos. Necesitará una caja llena de objetos con los que esté familiarizado su hijo, una barrera para que su hijo no pueda ver lo que usted saca, y algún tipo de premio, como un caramelo o una pequeña recompensa.

Elija un juguete de la caja y descríbalo: "Es marrón. Es un animal. Tiene cuatro patas. Puede correr y saltar. Hace 'jiiiiii jiiiiii'. Tiene una cola larga". También puede incorporar un poco de vocabulario nuevo, como "crin", "galopar" y "pezuñas". Cuando su hijo adivine lo que es, dele un pequeño premio.

Invierta las reglas del juego. Que sea su hijo el que saca el juguete de la caja y lo describe para que usted lo adivine. No loadivine demasiado rápido. Dele tiempo a su hijo para que describa el objeto con tantos detalles como sea posible.

A la vez que el vocabulario de su hijo vaya creciendo, añada más juguetes y haga sus descripciones más elaboradas. También puede agrupar los objetos en temas, tales como objetos para cocinar, limpiar, dormir y bañarse.

Seguir las instrucciones 

Para que su hijo aprenda el concepto de espacio, haga que siga instrucciones sencillas usando palabras como "por encima" y "debajo", "dentro" y "fuera", "delante" y "detrás", "al lado" y "cerca de", "encima de" y "arriba", "entre" y "en medio de", y "sobre" y "en".

Por ejemplo, dígale a su hijo "pon el libro encima de la mesa".

"Coge tu muñeca y ponla delante de la radio".

"Pon tu coche de carreras debajo de la silla que está al lado dela puerta".

También puede cambiar los papeles y que sea su hijo el que le diga a usted lo que tiene que hacer. Sin embargo, equivóquese de vez en cuando para que su hijo la tenga que corregir. Por ejemplo, si él dice "pon el coche debajo de la caja". Usted póngalo encima de la caja, haga como que no sabe y deje que él le diga como lo tiene que hacer. A mi hija le encanta corregirme cuando no sigo sus instrucciones. Esta es una buena manera de practicar el lenguaje.

Juego simbólico 

Cuando quiera centrarse en las habilidades de conversación, coja las Barbies de su hija o los muñecos de acción de su hijo y empiece a hablar. Cree un escenario para las muñecas y deje que tengan una conversación.

A lo mejor Barbie acaba de llegar y mamá Barbie quiere saber cómo le fue en el colegio. A continuación hay un sencillo guión, pero no es necesario si su hija responda de manera adecuada.

  • Mamá: "Hola, Barbie".
     
  • Niña: "Hola, mamá".
     
  • Mamá: "¿Leíste un cuento hoy?"
     
  • Niña: "Sí".
     
  • Mamá: "¿Qué cuento leíste?" "¿De qué era el cuento?"
     
  • Niña: "Leímos 'Los tres cerditos', y se trataba de tres cerditos y un lobo grande que los perseguía y soplaba tan fuerte que derribaba sus casas."
     
  • Mamá: "¿Derribó todas sus casas?"
     
  • Niña: ""No. La casa de ladrillo no la pudo derribar."
     
  • Mamá: "¿Por qué no pudo derribar la casa de ladrillo?"
     
  • Niña: "Porque era demasiado fuerte."

Trate que su hija le cuente tantos detalles como sea posible haciéndole preguntas específicas. Pregúntele que comió a medio día, con quién jugó en el patio, qué aprendió en ciencias, etcétera.

Deje que su hijo tome la iniciativa 

A la vez que su hijo sigue desarrollando el lenguaje verbal, preste atención a las cosas que lo motivan a aprender y úselas en su enseñanza diaria.

Si le gustan los libros, incorpórelos haciendo que el niño haga un libro de experiencias: hágale una foto realizando su actividad favorita, ponga las fotos en un libro pequeño y deje que él le cuente a otros la historia. Si a su hija le apasionan los deportes, imprima una cancha de baloncesto y que sus respuestas equivalgan a tiros libres, tiros de 2 puntos y triples. A Riley le gustan los juegos de mesa, así que los usamos para nuestras prácticas de lenguaje.

Los juegos de lenguaje no tienen que ser complicados, sólo trate que sean divertidos y adecuados a la edad. Al final, su hijo será mucho mayor para los juegos y disfrutarán juntos manteniendo conversaciones cotidianas...sin todo este trabajo.

Tiffani Hill-Patterson escribe sobre salud, crianza, fitness y cultura pop. Es la autora de Sound Check Mama, un blog sobre sus pasiones: el deporte, concientizar sobre los implantes cocleares, la música y escribir. Puede ponerse en contacto con ella enpatterson1723@mac.com o tiffanihillpatterson.com.

Recursos 

La mayoría de fabricantes de audífonos ofrecen recursos para ayudar a los padres a desarrollar en casa el lenguaje hablado de sus hijos. Estos son algunos de los tantos sitios web que incluyen recursos para padres.

Advanced Bionics - www.hearingjourney.com/Listening_Room/index.cfm?langid=1

Cochlear Americas - www.cochlearcommunity.com/services/Troubleshooting/291.php

Listening for Life - www.listeningforlife.com/parentsupport.html

Listen Up - www.listen-up.org/dnload/listen.pdf

MED-EL - www.medel.com/english/50_Rehabilitation/sound-scape.php

Oticon -www.otikids.com/eprise/main/Oticon/com/SEC_Products/SEC_OtiKids/Kids/Games/_Index