Socialización: Consejos de un autor sordo para los padres

A young girl holding a valentine.

Los dilemas educativos que afrontan los niños sordos o hipoacúsicos pueden ser intensos.  Pero como padre, usted ha hecho las investigaciones y tiene una idea de cómo minimizar las dificultades que experimenta su hijo en la escuela: contactarse con los maestros, insistir que cada tarea se ponga en forma escrita, y hacerle preguntas a su hijo para asegurarse que entienda las tareas en vez de simular que sí las ha entendido. Y bueno, eso es muy importante… ¿pero qué pasa con las dificultades sociales y emocionales? ¿Qué puede hacer para ayudar a su hijo con eso?

Esto es delicado. Digamos, por ejemplo, que su hijo es un chico. Sucede con frecuencia que los padres, profesionales, educadores y el estudiante mismo supondrán que han "vencido" la sordera si saca buenas notas y entiende las materias. Al considerar la sordera como un problema que se tiene que vencer, los padres se concentran en resultados cuantificables - notas en exámenes, pruebas de audición, cartas de admisión de universidades, etc. - y por lo tanto no perciben los sutiles problemas emocionales. Pero póngase en el lugar de su hijo. El recreo y el almuerzo, los momentos favoritos de la mayoría de estudiantes, son momentos de confusión y frustración, un muro de ruido.  Cuando los estudiantes, los miembros de la familia o sus amigos se juntan en grupos para socializar, puede escuchar claramente su risa pero apenas escucha las bromas. En su clase de arte hay una chica linda que le gusta, pero sus propios oídos le parecen un obstáculo cruel e insuperable para ganar su afecto. Estas situaciones son dolorosas.  

La sordera estará con su hijo para el resto de su vida. ¿Cómo puede hacer que se convierta en amigo en vez de enemigo?

Porque puede ser un amigo, un gran amigo leal, hay maneras para convertir estas situaciones difíciles en un vehículo para crecer y fortalecerse, y todo depende de su orientación y compasión. 

No evite desestimar lo que alguien dijo

Aquí tenemos otro ejemplo. Digamos que están en una fiesta y su hijo le pregunta "¿Qué me perdí?"

No debe decir nunca "nada importante," hasta cuando realmente no hubo nada importante o gracioso. Al decir las palabras "nada importante," tristemente le dice que él no es bastante importante para repetirlo.Tampoco hace falta que se lo repita palabra por palabra. Eso aburre a las demás personas e interrumpe el curso de la conversación -y él está muy consciente de eso.

Cuando su hijo le pregunta "¿Qué me perdí?" en realidad le está diciendo "Ayúdame a conectarme contigo, con otros. Ayúdame a ser parte del mundo." Eso es un deseo hermoso y valorable. Use su interés para invitarle a la conversación y mostrarle que su curiosidad y opiniones tienen valor. "Estamos hablando de esto… ¿Qué piensas tú? ¿Es gracioso? ¿Es raro? 

Maneras no verbales para conectarse

Otra forma para conectarse es a través de la lectura labiofacial. Casi todos los niños sordos saben leer los labios expertamente. Digamos que están en una cena. La conversación se pone animada y aun para usted es difícil seguirla. Le mira a su hijo fijamente y le pregunta sin sonido ¿cómo le va? ¿Qué piensa de la comida? Quizás le parece incómodo a usted pero esto es natural para él, y le saca de sus pensamientos y le conecta de nuevo con la cena. Por supuesto, quiere que su hijo aprenda a distinguir entre las voces en un ambiente ruidoso y a hablar con fuerza y claridad, pero habrá tiempo para enseñárselo. A veces, especialmente en situaciones de aislamiento, es importante que se conecten.

A mother and son looking at each other.

La conexión es importantísima. La audición es muy difícil para los sordos. Los niños con pérdida de audición tienen que esforzarse para escuchar cada palabra, entender el significado de frases perdidas y evitar lapsos de atención. La escuela puede agotar a los niños y es natural que la primera cosa que quieran hacer es sacarse los audífonos cuando vuelven a casa. ¡No hay nada malo en ello! Aprenda a conectarse con su hijo sin sonido -tengan conversaciones privadas, tiren canastas, preparen la cena, jueguen un juego o paseen el perro… sin palabras. 

Una vez que se conecta con su hijo puede empezar a tratar los varios aspectos de la sordera de formas que pueden promover comprensión y confianza. 

Use el humor para calmar situaciones potencialmenteincómodas

Otro ejemplo son los sistemas FM. Uno de los retos más grandes para una persona con pérdida de audición es explicar a sus compañeros los diversos dispositivos auditivos que lleva. En realidad, no hay una respuesta concreta para estos momentos, pero sí hay una forma correcta de responder -abierta, confiada y con buen sentido del humor. Debe tener esto en cuenta cuando habla con su hijo acerca de sus audífonos. "Imagínate que puedes escuchar música o seguir el partido de los Yankees con esos audífonos. O que puedes hablar con extraterrestres que dan vueltas en una nave espacial cien millas arriba. ¿Qué les dirías?" El humor le quita el poder a las situaciones y dispositivos incómodos y las palabras perdidas y lo cede a su hijo. 

En otras palabras, ¿están los niños, con pérdida de audición o no, programados para pensar que la sordera es algo raro? No, aprenden de nosotros. Si hacemos como que no es para tanto, ellos van a pensar lo mismo. 

Su confianza es un ejemplo

A father and son playing basketball.

No es para tanto -esto me lleva a un punto esencial. Los padres tienen que dar consejos y conectarse con sus hijos como si fuera algo completamente natural. Dejar que su niño salga al mundo pensando que la sordera crea situaciones incómodas y difíciles que requieren planificación hasta el detalle más pequeño le pre dispone a la ansiedad. El mundo no va a ser muy comprensivo con respecto a su discapacidad. La razón principal por la que su hijo debería tener una "relación amistosa" con la sordera es para que pueda superarla. Puede ayudarle a hacerlo conectándose con él sobre cosas que no tienen nada que ver con la audición -la política, los deportes, la amistad o la cultura popular -y también recordándole que no debe preocuparse demasiado. Van a estar bien -en serio. 

Y con respecto a esa chica guapa en la clase de arte con la que su niño quiere hablar.  Puede decirle "tú pareces una persona fascinante, y me interesa escucharte, pero tengo pérdida de audición. ¿Podemos ir a un lado con menos ruido y un poco más privado?" Le cuento que según mi experiencia, decir algo así puede crear muchas oportunidades emocionantes… pero eso es otra historia.