¿Qué funciona en casa? Consejos para el desarrollo del habla de su hijo

Por Joey Lynn Resciniti

A mi hija, Julia, cuando tenía 3 años le diagnosticaron pérdida auditiva neurosensorial moderada. Encontrar una razón que explicara su retraso en el habla alivió algunas de mis preocupaciones. Pero incluso después de llevar audífonos, necesitó realizar ejercicios diarios que enriquecieran su habla. Esta fue una tarea para la que yo no me sentía preparada.

Joey Lynn and Julia Risciniti at the 2010 AG Bell Convention.

Ayudar a un hijo a alcanzar sus metas lingüísticas en casa es difícil, especialmente para padres como yo, que no poseen las habilidades de los logopedas especializados en el habla y el lenguaje, de los profesionales de la terapia auditiva verbal ni de los profesores titulados de personas sordas. Sin embargo, los padres siguen siendo un elemento clave a la hora de que sus hijos sordos o con problemas de audición alcancen sus metas lingüísticas y auditivas. Los siguientes consejos son algunas de las maneras más importantes en que los padres pueden influir positivamente en el desarrollo del habla de sus hijos y están basados en recomendaciones que recibí de profesionales con los que contamos durante el desarrollo del habla de Julia.  

¿De qué hablar? 

Al principio, todas las conversaciones con su hijo son unilaterales. A mí me costaba saber qué decir. Nunca me he considerado una gran conversadora y pensar que tenía que hablar para que mi hija pudiera hablar me producía una gran ansiedad. Todavía me acuerdo de cuando me sentaba en el suelo del cuarto de juegos con una canasta de circo llena de cubos Fisher Price y me suplicaba a mí misma que se me ocurriera algo que decir. Cada momento de silencio me parecía un fracaso a la vez que trataba de forzarme a hablar de algo. Todas mis palabras parecían inútiles y agotadoras. Estaba exhausta de repetir "arriba, arriba, arriba" cada vez que Julia se subía a algo sólo para decir después "abajo, abajo, abajo". Afortunadamente, la Clínica John Tracy (www.jtc.org) ofrece un curso gratuito por correspondencia en el que se muestran actividades y juegos para ayudar a los padres a pensar en cosas que decir a sus hijos. Los juegos proporcionan ejemplos de conversaciones que se pueden mantener con su hijo para ayudarle a ampliar sus experiencias lingüísticas. Para mí tuvo una doble finalidad saber que no era la única que tenía dificultades en esto. ¡Sentirse como si estuvieras hablando contigo misma puede ser duro!

Encuéntrese cómodo con su técnica personal 

Para asegurar el éxito en estos primeros años críticos, es importante hallar una técnica cómoda que le funcione a usted y a su hijo. Si usted se encuentra inseguro o se siente tonto por la manera en que está hablando a su hijo, puede que se sienta menos inclinado a seguir haciéndolo. Siga probando métodos diferentes si se queda a menudo sin palabras.   

Julia Risciniti and her mother Joey Lynn.

Su estrategia personal puede variar desde interacciones espontáneas hasta actividades sumamente planeadas y controladas. En una ocasión asistí a un taller en que una madre joven mostró la utilería que había fabricado para los cuentos que contaba a su hijo a la hora de dormir. Se trataba de juegos de dedos y cuentos de hadas, todos representados en cajas de cereales y en palillos de polos. En mi caso, descubrí que me resultaba fácil dar instrucciones sobre cocina y otras tareas domésticas con Julia subida a mi cadera, loc ual también me ayudaba a recordar qué hacer. Tenga en cuenta que nada es demasiado aburrido o mundano a la hora de atraer la atención de su hijo; y que con él también estará compartiendo sus propias observaciones del mundo.

Adapte los ejercicios diarios 

Dedicar quince minutos al día a ejercicios prácticos ha funcionado con Julia, pero las actividades que realizábamos debían variar. Hubo una etapa en que Julia se pasaba horas enteras montando un collage de "sonidos inconexos". A esta etapa en seguida le siguió otra de absoluto rechazo a cualquier cosa que se pareciera a una hoja de ejercicios. A ella no siempre le apetece "trabajar", pero si le enseñamos un muñeco del modo correcto, podemos convencerla para que practique sonidos. Es importante adaptarse a la personalidad de su hijo, así como evitar que usted o su hijo se sientan frustrados al realizar una actividad demasiado forzada. 

Repetición de palabras y sonidos clave 

Durante los períodos en que Julia se negaba a realizar los ejercicios programados, su profesor de audición me facilitó una lista de libros, palabras y canciones que contenían el sonido con el que Julia tenía problemas. Amanda Wysocki, profesora de personas sordas, me dijo: "Has de recordar que su cerebro sólo ha estado expuesto correctamente a este sonido por menos de un año. Un niño con audición típica lleva tres años oyéndolo. Su cerebro tardará un tiempo hasta establecer las conexiones que le permitan utilizer dicho sonido". Este consejo hizo más fácil nuestro trabajo en casa.

Por ejemplo, nuestros esfuerzos con el sonido /f/ habían sido en vano. Julia no conseguía pronunciarlo. Me sentía frustrada y ella estaba perdiendo el interés, así que dejé de intentar que lo dijera y me las ingenié para describir cosas incluyendo siempre el sonido /f/. En lugar de bonito, me referí a todo como fabuloso: "Qué vestido tan fabuloso" o "¡Qué baile tan fabuloso!" 

Su respuesta fue fantástica. Justo antes de pensar que podía estar volviéndome loca con tantas palabras con f, Julia empezó a imitarme. Meses más tarde, el sonido fue consistente y pasamos a una lista nueva de libros y canciones.  En la actualidad, todo es "especial".

Mantenga una amplificación constante y apropiada 
Julia Risciniti and her mother at the 2010 AG Bell Convention.

Su hijo debe llevar siempre sus audífonos o el procesador de sonidos del implante coclear durante todas las horas de vigilia. "A veces, los padres de niños con pérdida de audición entre leve y moderada no son tan estrictos en lo referente al uso de audífonos. Eso, sin duda, puede perjudicar la habilidad de sus hijos a la hora de oír todos los sonidos del habla, especialmente las consonantes de alta frecuencia", dice Michelle Parfitt, M.A., CCC-SLP, la primera coordinadora de intervención de la Escuela DePaul de Audición y Habla, en Pittsburgh. Los aparatos deben revisarse a diario, para que su hijo oiga todo, todos los días.

Los padres pueden sentirse estresados al saber que la mayoría de las oportunidades para el desarrollo del habla de sus hijos suceden en casa. Pero con paciencia, perseverancia, creatividad y una amplificación constante, verá la respuesta de su hijo a los ejercicios diarios y se sentirá seguro de su contribución al desarrollo del habla y lenguaje del niño. Algún día usted estará trabajando en el próximo reto como yo, ¡conseguir que se calle!